Un año más las rosas y los libros llegan a las calles de Barcelona y como no mi cita puntual con ese contacto con el ambiente que se respira en Sant Jordi, agradecida a todos los que me visitaron, aunque con un día lluvioso pero no por eso menos bonito.