enlace publicidad TMB

                                                  exposición

                               Tranvía Azul "último superviviente"

                                         sábado dia 28/10/17  -   12:30 h.

                      

                                     una colección de 12 fotografías del Travía Azul,

                                               un homenaje a su antigüedad y supervivencia a través de los años

                        El tranvia Azul de la avenida del Tibidabo 

                                                 ¡único superviviente!

                        Su historia arranca en 1901, con cuatro tranvías eléctricos 

El 1898 se constituyó la Sociedad Anónima El Tibidabo, impulsada por el Dr. Andreu (farmacéutico inventor de las famosas pastillas contra la tos).

En una época en la que el Tibidabo comenzaba a atraer cada a vez a más gente. La empresa decidió abrir un merendero y, tiempo después, unas atracciones para niños. Fueron los inicios del parque de atracciones del Tibidabo.  En sus proyectos también incluían un tranvía y el primer funicular del estado.

El 16 de junio de 1900 se iniciaron las obras del tranvía y el  29 de octubre de 1901 se inauguraron cuatro tranvías (nº.1 al 4) Los coches estaban pintados de color verde claro, con capacidad para 45 pasajeros.

Adoptó el popular nombre de Tranvía Azul (Tramvia Blau) cuando fue repintado en diciembre de 1942 tras un accidente.

El 6 de abril de 1979 la línea fue cedida al Ayuntamiento y fue a parar a "Parques y Jardines. Dos años después el ayuntamiento concede su gestión a TMB, que comenzó a explotarla el 1 de enero de 1981.   Hoy, el Tranvía Azul es el medio más emblemático de Barcelona que, conservando su carga histórica, propone el acceso más bonito y agradable a la montaña del Tibidabo.

El tranvía mantiene una preciosas lámparas de tulipa de la época.

Sobre la cabina del conductor se puede ver una placa donde pone “Se prohíbe escupir”  muy útiles antiguamente ya que era común masticar tabaco para después escupirlo .

Los materiales nobles del vagón, la madera, tulipas y bronce de las manillas de las puertas, sumergen en un ambiente especial que acompañado del sonido de las ruedas deslizándose por las vías, transportan a tiempos pasados y a la Barcelona de antes durante su trayecto.

En las fotografías expuestas se ha pretendido transmitir todo ello, en unas tomas muy diferentes una de la otra, captando esos detalles y materiales que identifican el tram,  como los postes de madera y porcelana antiguos que se conservan a lo largo de su recorrido  o escenas que podrían ser tanto de hace muchos años como de ahora, momentos sin fecha.

 

 

 

 

 

 

 

.